Viajes Iliria

  • Español
  • English

La prisión de Spaç. El Auschwitz de Albania.

La prisión de Spaç. El Auschwitz de Albania.

Vista de la prisión de Spaç en sus años de actividad.| Fuente: Voal

La prisión de Spaç

Estado actual de la prisión de Spaç.| Foto V.Iliria

La prisión de Spaç o ¨campo 303¨ según su nombre oficial es también conocida como el Auschwitz albanés. Es una de las más de 40 cárceles similares creadas por el régimen de Enver Hoxha durante el periodo de la dictadura comunista.

 Inaugurada el 20 de abril de 1968, era una prisión y campo de trabajos forzados. Estos trabajos se realizaban en las minas de cobre y pirita situadas en la parte alta de la prisión.

La cárcel se sitúa en la región montañosa de Mirditë, en el centro de Albania, una zona aislada donde los inviernos presentan un frio extremo, con temperaturas de hasta -20°, que condicionaba sobremanera la vida en la prisión. Este aislamiento favorecía el trabajo de sus carceleros ya que al estar situada en las laderas de la montaña no hacía necesarios los muros en su perímetro, solo bastaba con alambre de espino para mantener el confinamiento.

Ruinas de la prisión.| Foto V.Iliria 

 Las condiciones de vida de los presos en el ¨campo 303¨ eran terribles, el hacinamiento era una de sus características, con una capacidad para 504 presos llegó a albergar a más de 1.000 de ellos.

Hemos de señalar en este punto que solo contaba con 20 letrinas y 6 tomas de agua para todos los internos

La pésima alimentación, la cual consistía en una especie de sopa y pan en las que en ocasiones se podía incluir unos granos de arroz, también era una constante así como las condiciones del agua, muy contaminada por los minerales que provocaba continuos dolores estomacales, vómitos y pérdida de piezas dentales.

Los trabajos en el interior de la mina eran una pesadilla. Inauguradas en los años 30 por ingenieros italianos, tanto las instalaciones como la metodología de trabajo eran muy precarias. La pirita libera una gran cantidad de calor, pudiendo llegar a temperaturas de hasta 60° y una alta concentración de ácido, el cual caía directamente sobre los cuerpos de los condenados. Este mineral con posterioridad se trasladaba a la cercana población de Reps, algo más al sur, donde era tratado y refinado.

                                                                    

"EL ROBO DAÑA LA ECONOMIA DEL PAÍS. LOS DELINCUENTES DAÑAN LA ECONOMIA DEL SOCIALISMO. ENVER HOXHA”       

  

 “LA LUCHA DE CLASES SE EJERCE EN TODAS PARTES”

Estas son algunas de las consignas que actualmente se conservan en los muros de la prisión. | Foto V.Iliria

El 90% de los presos eran considerados “enemigos del pueblo¨ aunque esta consideración se podía otorgar durante el régimen comunista por los motivos más banales, tal es así que algunos de los internos jamás llegaron a conocerlos al no haber tenido nunca actividad política alguna. En algunos casos los internos no recibieron visitas, bien por las restricciones de movimiento impuestas a lo largo del país durante la época de la dictadura o bien porque sus familiares también habían sido represaliados, encarcelados o ejecutados.

Las torturas y ejecuciones eran una constante y hoy en día todavía los restos de los fallecidos en esta prisión se encuentran a lo largo de la ladera de la montaña donde se ubica sin haber recibido sepultura o en el mejor de los casos yacen en alguna fosa común sin identificación alguna. En algún caso si el interno fallecía en prisión se entregaban los restos mortales a sus familias en el momento en que este cumpliría la pena, no antes, lo que nos puede dar una idea de la surrealista situación de los condenados.

Entorno montañoso donde se encuentra la prisión.| Foto V.Iliria

Durante sus más de 22 años de actividad Spaç mantuvo su producción de minerales según los planes estatales, salvo un breve paréntesis.

El 21 de mayo de 1973 en Spaç se produjo uno de los primeros movimientos de resistencia contra la represión del régimen albanes. Debido a las condiciones de trabajo se inició una protesta dentro del campo, los presos lanzaron consignas contra el régimen, se alzó la bandera albanesa en el campo, con el águila bicéfala, pero sin la característica estrella comunista, la oficial de aquellos tiempos

A los tres días, el 24 de mayo, la revuelta fue sofocada y 4 de los cabecillas fueron ejecutados y 61 de los integrantes aumentaron sus penas en 25 años más de prisión.

Esta revuelta fue el antecedente de otras, no muy numerosas, pero de consecuencias terribles para sus integrantes, como la del 22 de mayo de 1984 en Qafë Barit, a pocos kilómetros de Spaç.

Presos en la prisión de Qafë Barit.| Fuente: 360grade.al

Los siguientes años fueros una continuación de los anteriores, destrucción del espíritu de los confinados y muerte, solo entre marzo y abril de 1981 se contabilizaron 18 bajas entre los internos y alguna fuga ocasional como la de Stavro Guxo y Manol Qirici en 1977.

Spaç albergó durante sus más de 22 años de actividad a más de 14.000 personas, entre ellos a intelectuales, clérigos y activistas contra el régimen de Enver Hoxha, los cuales fueron perseguidos durante su mandato y con posterioridad a su muerte en 1985 hasta el fin del régimen comunista al principio de los años 90.

A pesar de que durante su confinamiento a los internos únicamente se les otorgaba un número para su identificación podemos destacar a alguno de sus nombres; Sami Dangëllia, internado en Spaç durante varios años y que paso en prisión 43 años de su vida hasta su muerte en 1987 a los 61 años de edad.

Fatos Lubonja, destacado periodista hoy en día que paso en Spaç 16 años; el pintor Max Velo, arrestado en 1978 y confinado en Spaç durante 10 años….

En Albania se erigieron más de 40 prisiones y campos de trabajo, siendo Spaç uno de los más representativos hasta su cierre el 19 de junio de 1990.

Estado actual de la prisión de Spaç.| Foto V.Iliria

Estas prisiones son un recuerdo todavía palpable de una de las dictaduras más salvajes del siglo XX en Europa. Hoy en día Spaç está declarada como monumento cultural desde el año 2012, pero se encuentra en la más absoluta ruina perdiéndose así un patrimonio para la posteridad, tanto para el recuerdo de sus víctimas como para mantener la memoria colectiva de una nación que ha de mirar al futuro sin olvidar su más oscuro y reciente pasado.

 

Este texto ha sido redactado en tiempos de ¨Corona virus¨, del cual con el esfuerzo de todos y apoyándonos unos a otros saldremos a delante, porque como habéis visto, el ser humano es capaz de lo peor, pero también de lo mejor.

Si os ha despertado interés esta información os recordamos que en alguno de los recorridos culturales de Viajes Iliria visitamos la cárcel de Spaç.